Contradicción

Publicado: diciembre 11, 2010 en Uncategorized

Nunca me he considerado un tipo especialmente listo. Lejos de esto, a medida que van pasando los años, me voy dando cuenta de que cada vez entiendo menos cosas. Hace algunos cientos de miles de años, la incapacidad de percibir tu entorno te hubiese conducido a la muerte, seguro. Hoy no, somos demasiado valiosos. Hemos de producir y, al mismo tiempo, consumir. No importa que no sepas para qué sirve, simplemente cómpralo. Recientemente me han recordado el final de la película “Trainspotting” (si no la has visto, deja de leer esto y corre a verla). Resumiendo mucho (spoiler alert), al final de la peli, el yonki cuyas aventuras hemos venido siguiendo se reforma y piensa en la vida que empieza delante de él y todo lo que va a necesitar a partir de ahora. Literalmente, dice “ahora voy a ser como tú”, así que no queda claro si está realmente entusiasmado o busca estabilidad.

La estabilidad y la rutina son cosas que van ligadas. Por ejemplo, los niños necesitan rutina. Es bueno para ellos. Los adultos también, lo que pasa es que nos cansamos de ella. Nos cansamos de la tv vieja que ni siquiera es HD, del coche, de la ropa, de la bici, del PC porque odiamos las pantallas azules y soñamos con manzanas mordidas. Nos cansamos del peinado, de las gafas, del móvil, de la consola, del café de las tres, de nuestro operador de telefonía, del trabajo y, a veces, hasta nos cansamos de otras personas. Lamentablemente, las personas no se compran ni se venden, así que no nos queda más remedio que apandar porque, al final, después del arrebato, comprendemos que la gente a nuestro alrededor es lo único que tenemos. Para el resto de cosas, usa Master Card, y bien que se preocupan de que lo hagas.

Supongo que recordarás que estamos en crisis. Bueno, yo no me creo nada de la crisis, porque no la entiendo. Entiendo que mucha gente fue a la calle, que muchas empresas cerraron y que los responsables de todo este lío están cobrando primas este año que están batiendo récords. Ya, ya sé que hubo unos paquetes de préstamos que se vendieron, la triple A, Goldman-Sachs y todo ese rollo pero sigo sin entenderlo. El caso es que, con la gente sin dinero (desde la llegada del euro los precios han subido un 300%), la solución para salir de la crisis es gastar. Dentro de poco tendré que vender el coche para tener para repostar…

Y así llegamos a la Navidad, amada y odiada a partes iguales. Todos sabemos que es una excusa para sacarnos los euros pero, ¿a quién no le gustan el turrón, los polvorones, los regalos de Papá Noel, las comilonas con la familia, la resaca de año nuevo, mandar una felicitación a Cristo, la nieve en el árbol de Navidad (si en tu ciudad nieva), las cabalgatas, los Reyes Magos, la cesta de la empresa, el sorteo de lotería…? Vamos, que nos tienen cogidos por donde más nos duele.

Si eres de mi generación, o mayor, recordarás un polémico jugador de fútbol cuyo cénit de popularidad llegó con un anuncio de una conocida marca deportiva que le patrocinaba las botas. Si, antes de cualquier tiro que fueses a hacer en el patio del colegio, te levantabas el cuello de la camiseta y decías au revoir, sabes de quién te hablo. Si no tuviste infancia, es Eric Cantona. Pues este personaje, recientemente ha emprendido una campaña de boicot a los bancos. Consiste en que todos retiremos nuestro dinero. OK. ¿Y luego qué? ¿Lo ponemos debajo del colchón? Lo peor de este asunto es que estamos metidos hasta el cuello. Somos verdugo y víctima. Pena de efecto 2000, que nos hubiese puesto a todos al mismo nivel otra vez…

Anuncios
comentarios
  1. Diego dice:

    Cuantas verdades cuentas aquí. Las navidades, el día del padre o de la madre, San Valentín, los cumpleaños, los aniversarios ( y si me apuras los “mesaversarios”)… todos sabemos o nos hemos planteado en algún momento lo lucrativo que es para alguna gente que haya todas estas festividades, ya que suponen ingresos. La pregunta es, ¿entras al trapo, o te conviertes en un marginado social?

    Muy bueno el post!

    PD: Lo de Eric Cantona, simplemente genial. En algún momento yo lo hice, xD

  2. madonnitax dice:

    Gastar es divertido! Cuesta un poquito sacar los dineros pero eso es al principio, una vez que te acostumbras…. sí, llamadme derrochadora pero me gusta ser ovejita si me molan lo que hacen las ovejas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s