Rosso corsa

Publicado: enero 9, 2011 en Uncategorized

A la hora de la verdad, soy una persona que se conforma con poco, cuando hablamos de posesiones. Deseo muchas cosas, muchas también inmateriales, otras, simplemente, imposibles de llevar a cabo. Sin embargo, lo habitual es que pueda seguir adelante sin todo est o que anhelo. De vez en cuando, cierto objeto llega a mis pensamientos con tal fuerza que acabo cediendo, pues es de recibo obtener alguna compensación por los esfuerzos que todos realizamos. No obstante, he que reconocer que tengo una espina clavada que, sinceramente, dudo mucho que alguna vez pueda llegar a sacar.

Efectivamente, sí, soy un chico y me gustan los coches, menuda sorpresa. Somos muchos de nosotros que tenemos unos gustos similares, y predecibles, por todo lo que implique engranajes y maquinaria, electrónica, bricolaje… Qué le vamos a hacer? Supongo que será una reminiscencia de algún instinto primitivo que en su día fue útil, quizá relacionado con el poder, quizá relacionado con el sexo, pues la influencia que cierto tipo de artefactos ejerce sobre nosotros tiene la capacidad de asombrarnos y maravillarnos a partes iguales. En mi memoria perdura el recuerdo de la (única) vez que vi un Mercedes SLR McLaren. Era un día cualquiera en la terraza de un café de una calle cualquiera de Londres cuando, doblando la esquina, apareció una mancha plateada que rápidamente alcanzó nuestra altura bramando como un auténtico animal salvaje mientras arañaba el asfalto y todos en el lugar lo contemplábamos boquiabiertos.

Pero no es un Mercedes el objeto de mis fantasías, es algo mucho más sutil. Es una raza de coches que me he prometido conducir al menos una vez antes de abonar la tierra que piso hoy, a la luz de recientes acontecimientos que han despertado esta urgencia en mí.Efectivamente, su nombre empieza por Fer y acaba por rari. Y digo conducir, no poseer, aunque este no es realmente el problema. Hoy en día uno puede adquirir un buen Ferrari por una cantidad… de acuerdo, no es una cantidad razonable de dinero, pero sí muy inferior a la del precio de venta original. Por ejemplo, un excelente 456 GT, la esencia de Ferrari con su motor V12 delantero de 5.5l y casi 450 caballos de potencia, puede rondar los €50,000. Como has podido imaginar, con esta estupenda suma se puede estrenar un muy buen coche, pero esa no es la cuestión. El problema con estos automóviles es que estamos hablando de miles de euros para hacer una revisión y, Dios no lo quiera, si hay que hacer alguna reparación en carrocería o mecánica, más vale que vayamos sacando el cerdito de los ahorros de debajo de esa tabla que está floja bajo de la alfombra del despacho.

Pero, qué tiene esta marca entonces que la hace tan inaccesible? Aquí se podría debatir largo y tendido, pero al final es muy fácil: oferta y demanda. Ferrari nació en extrañas circunstancias, por qué no decirlo?, cuando Enzo Ferrari, su fundador, aun tenía compromiso con Alfa Romeo. Así que en un principio la compañía se llamó Auto Avio Construzioni Ferrari y manufacturaba herramientas y aparatos para aviación. En el momento en que se vio libre, la escudería se constituyó y comenzó a fabricar coches de carreras. La escudería era exitosa y sus coches ganaban, pero llegó un momento en que la situación era insostenible y el equipo necesitaba una inyección de dinero. Obstinado en extremo, finalmente Enzo fue convencido para vender sus autos a particulares, algo diametralmente opuesto a sus ideas, pues no quería ver yuppies en sus creaciones. Pero, como en otros muchos casos, la pela es la pela, y tuvo que ceder.

Primitivamente, los coches que vendía eran de carreras, como los que fabricaba para la escudería. Hay que remarcar que, en aquellos tiempos, Ferrari te proporcionaba el chasis y el motor. El cliente era encargado entonces de llevarlo a carrozar, siendo más valiosas hoy en día las unidades carrozadas por Pininfarina. Poco a poco, los coches de carreras fueron distanciándose de los de calle, siendo hoy en día absolutamente diferentes. A pesar de ello, estos últimos se benefician de todo lo que se desarrolla para los primeros, haciéndolos coches deportivos de primerísimo nivel. Por otra parte, la producción es muy limitada y la conjunción de estos dos factores eleva los precios hasta el infinito y más allá.

Ante este panorama, a muchos sólo nos queda soñar con los soberbios superdeportivos de la marca, tales como los turbo 288 GTO (Gran Turismo Omologatto) y F40, el paradigma de los superdeportivos, o los ya aspirados F50 y el brutal Enzo. Por su parte, los V6/V8 de motor central son los que más comúnmente se ven por las calles, desde los exquisitos 458 Italia y 430 Scuderia, hasta los más antiguos Dino, 308 y F355 Berlinetta, pasando por el precioso 360 CS, sin olvidar que el auténtico espíritu del los Ferrari son los Gran Turismo tales como el citado 2+2 456 GT, el moderno 599 Fiorano o el coche que conducía, como no, el gran Will Smith en Bad Boys 2, el 575 Maranello.

Así que, ya sabes, si quieres regalarme algo y no sabes qué, busca un coche, rojo, por supuesto, que tenga el siguiente símbolo en sus laterales, y te lo agradeceré toda la vida.

Anuncios
comentarios
  1. Diego dice:

    Ains, que pena de dinero. Dicen que el dinero no da la felicidad, pero ayuda tanto… A ver si un dia de estos nos toca una quiniela o algo así, y comprarmos un par de estos bichos rojos… 😀

    • digijew dice:

      También te digo una cosa, todo el que me ha dicho que el dinero no da la felicidad ya te digo yo que no tenía un duro. Si hay algún rico que quiera ser muy feliz, yo me hago heredero en un momento XDD

  2. madonnitax dice:

    Pides poco tú… pero quién sabe lo que algún día te pueda regalar 😛

  3. Piitri dice:

    Cuando tengas uno ya nos darás una vuelta!! Jijijijii

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s