e-waste

Publicado: enero 31, 2011 en Uncategorized

Ayer estuve viendo el documental tan recientemente famoso de TVE, “Comprar, tirar, comprar”. Realmente te pone a pensar.

Si no lo has visto, nos explica un poco sobre el momento en el que estamos en relación a los recursos restantes en este planeta. Por otra parte, nos descubre la “obsolescencia programada”, es decir, la medida en que los productos que adquirimos tienen un ciclo de vida limitado, pero limitado por diseño. Es absolutamente increíble y verdaderamente te abre los ojos acerca de la forma en que las grandes compañías, realmente, nos controlan a todos nosotros. La cultura de la obsolescencia programada no es algo nuevo, lo puedes ver en el documental, y, como bien queda explicado, surgió en una época en que no se miraba a nuestro pequeño cascarón orbital como algo que se fuese a acabar mañana pero, remontémonos en el tiempo: de dónde viene la abundancia que facilitó este tipo de visiones que buscaban producir y producir como si nuestros recursos fuesen inagotables?

Según la Wikipedia (ya es legítimo citarla XD), la agricultura nació hace, al menos, 10,000 años (este es, probablemente, el único dato verídico que vas a leer a partir de aquí). Esto significa que, durante los millones de años de evolución hasta que, finalmente, desde hace unos 300,000 años apareció el homo sapiens y, desde entonces, unos 290,000 años atrás, el hombre (y sus involuciones) no tenía un huertito en frente de casa. Básicamente, se comía lo que se encontraba y se cazaba lo que se podía (si se podía). En la Galiza pretérita, no había estas patatas tan típicas para comer con el pulpo y, en lo que luego fue Andalucía, no se hacía gazpacho. Igualmente, en Valencia no había naranjas y, para alivio de Victoria Beckham, España no olía a ajo. La fruta de temporada se comía en la temporada y mientras duraba. Había que competir con otros grupos de homínidos para alcanzar la última hortaliza y, una vez consumidas todas las manzanas, no quedaba más remedio que buscar otro árbol. Sin embargo, en un momento dado, el primer ingeniero agrícola de la historia consiguió desarrollar suficientemente su cerebro como para lograr la capacidad de asimilación necesaria para procesar los datos que percibía, obvios para nosotros hoy, y que le decían que, donde caía una nuez, nacía un nogal. Esto sacudió su entendimiento sobremanera y experimentó con guisantes hasta que lo comprendió. Nació la agricultura.

Pero ahora hay un problema nuevo: la tierra. Hay que cuidarla, cultivarla, regarla y protegerla, pues habrá quien venga a reclamarla. No te preocupes. Saldrán adelante. Pero los efectos de este grandísimo avance tecnológico se sienten hoy todavía. Si antes el mejor hombre era el que más cazaba (y no tenía sentido cazar demasiado porque la carne se estropea), ahora el mejor hombre es el que tiene la tierra mayor, con la ventaja de que las lentejas valen todo el año. El hombre con la tierra mayor es probable que no sea capaz de consumir todo lo que la naturaleza le regala: enhorabuena, tienes excedentes! Pero, qué hacer con un montón de acelgas que no te vas a comer?? Enhorabuena otra vez, ya eres el rico del pueblo! Estos excedentes se pueden intercambiar por bienes y servicios y, así, el que mayor cantidad de excedentes tenga, más productos y servicios de terceros puede adquirir. Lo pillas, no?, la agricultura mató a las estrellas de la radio. Posteriormente, la idea fue creciendo hasta que apareció el maldito dinero.

Y así (probablemente no), llegamos a la economía que nos domina hoy. Hace cien años, se pensaba que este modelo de producción ilimitada era más que factible y se decidió que, para maximizar beneficios, no se podían fabricar productos que durasen para siempre o, por lo menos, mucho (aunque técnicamente era posible) y se optó por diseñar objetos que fuesen menos duraderos. ¿Qué provoca esto? Toneladas de e-waste, basura electrónica que se envía a los países del tercer mundo como productos de segunda mano. Qué sinvergüenzas! Esto además de agotar los recursos limitados de nuestro entorno y producir otros miles de millones de toneladas de basura de todo tipo que ya no hay donde meter.

Esta cultura nuestra de la abundancia nos ha dado grandes cosas. El hecho de no tener que preocuparse de buscar de comer ha permitido el desarrollo de todas las artes, de las cocinas mundiales, de las ingenierías, de la arquitectura, de la moda, de la ciencia… pero, cuántas de estas cosas son realmente necesarias? La obsolescencia programada favorece el diseño industrial pero, de acuerdo con el documental antes mencionado, ahora nuestra autoestima y nuestro valor como persona se mide por las posesiones de las que alardeamos. Aunque fuese sostenible en el tiempo, es esto lo que queremos?

Anuncios
comentarios
  1. madonnitax dice:

    No sé si es lo que queremos pero es lo que hay y creo que iremos a peor…y sino mira la batería de la Pitri…

  2. Ferni dice:

    Yo siempre tuve claro que los fabricantes de ordenadores por ejemplo, hacen que las cosas vayan perdiendo funcionalidad a lo largo del tiempo hasta quedar insevibles.

    El ejemplo lo tengo en un PC. Yo me compro un PC hace 4 años y le metes el software básico (navegador, winzip y poco mas) y va como un tiro. Hoy lo formateas y le vuelves a meter ese software básico y irá agil (aunque no tanto como la 1º vez) durante 1 semana, despues por arte de magia volverá a estar como antes de formatearlo ¿Y por que, si en teoria el disco duro está casi vacio, no puede tener mucho memoria RAM ocupada y etc?

    • digijew dice:

      Bueno… PCs, Macs, iPods, TVs, DVDs, Blue-Rays… Todo lo que huela a electrónica la tienes lista! En el docu este encuentran que en las impresoras hay un chip que cuenta las hojas q imprimes. Cuando decide que son demasiadas, deja de funcionar. Muy fresco!

  3. Diego dice:

    Tema complejo!! Yo voy a dejar de opinar por una última adquisición que tengo, y que no me hacía falta para nada. Tututututu..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s