Doctor en Alaska

Publicado: febrero 20, 2011 en Uncategorized

Doctor en Alaska es el nombre que se le dio en España a Northern Exposure, una serie estadounidense de principios de los 90 con seis temporadas que se emitió desde 1990 hasta 1995 con un total de 110 episodios. Recientemente he acabado de ver los 110 episodios, así que me encuentro en posición de recomendar encarecidamente su visionado por parte del lector.

La primera vez que vi la serie fue en su emisión original en TVE, allá por el ’93. En aquel entonces, claro, no entendía nada, pero había algo que me llamaba, que me gustaba, y devoraba cada capítulo con ansia (a pesar de la terrible hora en la que se retransmitía) hasta que… realmente no me acuerdo por qué dejé de verla! Posteriormente, con la apertura del nuevo canal de TDT V Televisión, una cadena se atrevió de nuevo a ponerla en parrilla. Éste fue el hecho que provocó en mí unas renovadas ganas de abordar la serie.

Pues bien. La trama trata sobre Joel Fleischman, un médico recién titulado que debe de trabajar durante un número de años al servicio del gobierno en pago por una beca que había recibido para realizar sus estudios. Este neoyorquino judío, empírico, pragmático e individualista como ninguno, en principio es destinado a Anchorage, una ciudad no muy grande de Alaska. Sin embargo, cuando llega a su destino, le informan de que no le necesitan allí y que será derivado como facultativo de medicina general a Cicely, una pequeña ciudad con apenas setecientos habitantes (la ciudad de Cicely es ficticia y los exteriores están grabados en Roslyn, Washington). El enfado de Joel Fleischman ante esta situación es enorme y, desde este día hasta el final, se sentirá atrapado en la pequeña ciudad, pasando los días para volver a la Gran Manzana.

Aunque visto así no parezca un argumento muy sofisticado, el encanto está en la fauna ciceliana. Ahí destacan los secundarios, que por veces se convierten en principales: Maurice Minnifield, un astronauta retirado que prácticamente posee Cicely y que tiene puestas en ella toda la esperanza, voluntad y dinero para convertirla en una próspera metrópoli; Chris Stevens, su empleado en la emisora de radio local, un expresidiario autodidacta especializado en literatura; Maggie O’Connell, uno de los pilotos de avionetas usadas para transporte en la Alaska más dura, autosuficiente, orgullosa y atractiva; Holling Vincoeur, el propietario del bar, de origen canadiense, cazador y hombre rudo, y su mujer, Shelly Tambo, la cual es treinta años más joven, una belleza de campo que llegó Alaska como novia de Maurice; Ruth-Anne Miller, la propietaria de la tienda de ultramarinos; Ed Chigliak, un nativo americano huérfano amante del cine clásico; Marilyn Whirlwind, otra nativa que trabaja como secretaria/ayudante del médico. A partir de aquí, un número incontable de personajes recurrentes que completan un mosaico increíble y variopinto de las más diversas personalidades.

Una de las características más destacables en los episodios de Northern Exposure es el surrealismo, especialmente representado por la abundancia de lo onírico, una constante que pretende cuestionar el cuadriculado mundo del joven doctor. Las situaciones irreales, los personajes imposibles, las situaciones irreverentes… Desde el propio inicio queda claro que no estamos en un pueblo normal, dominado por un astronauta venido a menos que, sin embargo, conserva cierto renombre incluso a nivel mundial.

En fin, que la mejor manera de entender lo que trato de decir es darle una oportunidad. Garantizado, un capítulo y quedarás enganchado. Enjoy!

Anuncios
comentarios
  1. madonnitax dice:

    Venga va, le daré una oportunidad. I promise 😀

  2. Diego dice:

    Pues visto lo visto, con las series absurdas que están sacando hoy en día, no sé si animarme con una serie de los 90, que por esa época aún se hacían cosas de calidad.

    Un saludo

    • milestone dice:

      Desde hace un tiempo me estoy viendo un capítulo cada noche y voy por la 5ª temporada… no quiero que llegue el día que tenga que ver el último capítulo.
      Serie coral, imprescindible, guiones fantásticos, absolutamente recomendable.
      Saludos.

      • digijew dice:

        La verdad es que yo hubiese seguido viendo capítulos, si hubiese más XD. Hacia el final ya se intuye que el asunto no va bien y pierde algo de fuelle, hasta que al final muere un tanto miserablemente. Supongo que lo de siempre: problemas de dinero con los actores, ratings, problemas de producción, etc. Una pena. Dale duro!

    • digijew dice:

      Eran otros tiempos, pero ha envejecido bien. A mí me gustó mucho. Cien veces mejor que El Internado, ya te lo digo XD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s